SSL (Secure Sockets Layer) es un archivo digital que se instala en el servidor web de nuestra página y que permite verificar que efectivamente nos estamos comunicando con el dominio que aparece en la barra de direcciones y que todos los datos que introducimos en la web se van a comunicar de forma segura (cifrados) desde nuestro ordenador a la web en la que estamos.

Por datos cifrados se entiende aquellos datos intercambiados que se mantienen a salvo de miradas indiscretas. Es por ello, que nuestro comercio electrónico necesita este certificado para garantizar y aumentar la seguridad de la conexión.

En concreto se utiliza para poder evitar las situaciones de Phishing o suplantación de identidad “un modelo de abuso informático, caracterizado por intentar adquirir información confidencial de forma fraudulenta (contraseñas o información sobre tarjetas de crédito u otra información bancaria)”.

El certificado SSL permite evitar muchas de estas situaciones y mantener la integridad de los datos, en que se hace creer al navegante que está visitando una web cuando en realidad está en otra.

Además, hoy en día tiene un valor añadido ya que cuando el cliente se conecta desde dispositivos como móviles o tablets a través de redes que no son de confianza como wifis públicas lo protege de la posibilidad de estar siendo espiado por otras personas conectadas a la misma.

Certificado-SSL

Por otra parte, evita que los datos que se transmiten entre el navegador y el servidor de la página web sean robados por alguien que esté filtrando las comunicaciones entre ambos.

Respecto a los potenciales clientes, a ellos más que a nadie es a quienes les interesa que nuestro comercio electrónico tenga el certificado.

Los usuarios cada vez están más informados y ver el candado verde (https) y el sello que indique que la web está protegida por un certificado SSL siempre les va a generar mejor impresión y mayor confianza a la hora de realizar sus compras y enviar su información privada.

Varios estudios indican que la presencia de conexión segura en un comercio electrónico puede hacer aumentar hasta un 20% las conversiones (ventas finalizadas).

Por último, también comentaremos que Google considera y califica de manera positiva que nuestro comercio electrónico tenga este certificado, de momento esta calificación es baja y afecta a menos del 1% de las consultas globales, llevándose menos peso que otras señales como que nuestra web tenga un contenido de calidad.

En definitiva, con el certificado SSL contribuimos a la seguridad global en Internet, evitando problemas graves y aumentando el beneficio de todos.