El primer paso para crear un comercio electrónico es decidir y tener claro qué vamos a vender.

Cuando se está emprendiendo muchas veces se tiene una idea clara de lo que se va a distribuir, pero otras veces se pone en marcha el negocio sin tenerlo muy claro y va tomando forma conforme se va desarrollando la tienda online.

En Internet podemos vender de todo, así que para elegir qué producto vender online debemos hacer un estudio previo y ver los pros y contras.

que-producto-vender-online

En primer lugar debemos conocer los productos que vamos a distribuir, es decir, si nos interesa personalmente el mundo de la decoración o nos encantan los muebles… tendremos más facilidad de vender este tipo de productos. Si conocemos al detalle nuestros productos, al saber más de ellos podrás hablar mejor de ellos y venderlos mejor, creando confianza entre nuestro público objetivo y consiguiendo convencer a nuestros usuarios.

Otro aspecto importante es tener en cuenta es que nunca es recomendable competir directamente con los grandes minoristas. Lo ideal es vender productos específicos de manera que consigamos “crear nombre” y ampliar la tienda conforme adquiramos una mayor cantidad de clientes.

También debemos pensar en qué productos queremos especializarnos. Si nuestro plan es vender artículos decorativos para el hogar, debemos pensar que este es un nicho de mercado abarca una gran cantidad de diferentes productos y por lo tanto sería buena idea reducir el enfoque y escoger productos concretos.

Una vez decidido, es necesario que investiguemos las diferentes marcas que hay en el mercado. Un estudio de la competencia es imprescindible para ponernos en la situación del usuario. En el caso de la tienda online de decoración debemos pensar como realizaríamos las búsquedas en Internet, que resultados nos van a salir… y ver así cuales son nuestros competidores más fuertes e idear una estrategia para estar también ahí, además ofreciendo mejor imagen, mejor servicio y mejor precio.

Este análisis de la competencia nos ayudará a detectar oportunidades de nicho viendo qué hace la competencia y buscando un enfoque distinto, para evitar así una confrontación directa. Por ejemplo, si queremos montar un comercio electrónico de muebles no vamos a entrar en este mercado sin más, lo que podemos hacer es buscar la diferenciación ofreciendo muebles exclusivos realizados con materiales concretos, con una fabricación concreta…

Esta oportunidad de nicho también la podemos enfocar a productos claramente identificables por marca y modelo, cuanto más reconocida sea la marca mejor. Por ejemplo, en el comercio electrónico de decoración si encontramos una línea de especialización por marca. De esta forma atraeremos a clientes que buscan calidad y una determinada marca y no un menor precio.

Lo mejor es buscar mercados en auge y evitar los más saturados como ordenadores, móviles, electrónica… y los productos que tienen un componente muy emocional y de ocio en el punto de venta, como la ropa.

El entorno online aunque no lo parezca está poco explotado y se pueden encontrar oportunidades en todos los sectores. Para elegir que producto vender online tampoco debemos olvidar evaluar el precio y averiguar cómo lo percibe público objetivo mediante la investigación online o la realización de encuestas.