Para evitar problemas con los motores de búsqueda, en primer lugar debemos saber que todo contenido de una web debe de tener una única URL.

Las URLs nos sirven para sustituir las direcciones IP en una versión en texto que hará que estas sean legibles tanto para las personas como para los ordenadores, de cara a comunicarse con los servidores.

¿Qué partes tenemos que conocer de una URL?

Las URLs están compuestas por diferentes partes:

URL partes

1. Protocolo:

  • http: Es el protocolo básico por el que se rigen la gran mayoría de las páginas en servidores WWW.
  • https: Es el protocolo de seguridad. Este tipo de protocolo se usa para proteger datos del usuario como números de tarjetas de créditos o datos personales. Actualmente es un factor bastante importante a nivel SEO.

2. Subdominio: Un subdominio es un dominio de tercer nivel que depende del dominio principal. Se pueden crear todos los subdominios que se quiera sin ningún tipo de limitación.

  • www.example.com (www es el subdominio)
  • shop.example.com (shop es el subdominio)

3. Dominio: Es un nombre único que identifica a un sitio web en Internet, por ello, es el nivel principal de una web, si el dominio está libre se puede registrar.

4. TLD: Es la extensión que acompaña al dominio. Algunos ejemplos son .com, .es, .co.uk… La elección dependerá del país y de la disponibilidad.

5. Sub-carpetas: Como su nombre indica son carpetas que están dentro de un dominio o subdominio.

6. Página: Se podría decir que es el último nivel de una URL, donde se encuentra el contenido final. Estas deben ser amigables para que el usuario pueda intuir que se va encontrar al hacer clic.

7. #TOP: Se utiliza para mostrar diferentes versiones u opciones de una misma página o a nivel navegacional dentro de la misma página. Google no tiene en cuenta a la hora de indexar lo que hay a la derecha de la almohadilla (#).

¿Cómo podemos optimizar el SEO de nuestro ecommerce mejorando una URL?

URLS SEO ECOMMERCE

Los elementos que más influyen en el SEO de nuestro comercio electrónico son el dominio, el subdominio, la subcarpeta y la página.

Pero también podemos mejora nuestro posicionamiento realizando diversas acciones, añadir nuestra palabra clave siempre que sea posible es una de ellas. Como comentábamos antes, esto, ayuda a los usuarios a que encuentren la URL y entiendan qué es lo que se va a encontrar en la página. Además, cuando un usuario realiza una búsqueda las palabras clave resaltan en los resultados.

En relación con la palabra clave, muchas veces para diferenciar los diferentes productos de un ecommerce su utilizan a continuación parámetros. Algunos de los más utilizados son el color, la talla, precio, número, página…

Debemos evitarlos, ya que, además de la pérdida de posicionamiento al aumentar la longitud de la misma, en muchos de estos parámetros no cambian el contenido de la página y esto produce que haya muchas URLs para el mismo contenido.

Las palabras nexo, como son por, de… es aconsejable eliminarlas ya que la  mayoría de veces se pueden omitir sin que la URL pierda sentido y nos permitirá hacer la URL más corta, aspecto también muy recomendable ya que facilitará la lectura al usuario y mejorará el posicionamiento. Usar guiones medios para separar unas palabras de otras es la mejor opción.

Por otra parte, no debemos utilizar caracteres extraños como eñes, tildes o signos de interrogación, estos no se muestran bien en las URLs.

Por último, se recomienda incluir pocas carpetas porque cuantas más carpetas tenga URL más se va a tener que navegar el usuario hasta llegar al contenido final que esta buscando.