Que el Big Data está de moda es algo que todos sabemos. Cada vez son más la empresas que buscan profesionales que lo apliquen a sus negocios. Pero ¿qué es realmente el Big Data?

Big Data hace referencia a la acumulación de grandes cantidades de datos y los procedimientos usados para encontrar patrones repetitivos dentro de esos datos.

Para tener claras las diferentes posibilidades que nos ofrece el mundo del Big Data en primer lugar debemos tener claras las diferencias con Business Intelligence. Las principales serían las siguientes:

  • Cantidad de datos, ya que nos permite manejar cantidades más grandes de información y de forma más ágil.
  • Entorno y almacenamiento de datos mucho más seguro y flexible.
  • Formato de datos, incorporando a los datos estructurados la utilización de datos no estructurados.
  • Los datos son obtenidos a tiempo real, por lo que a nuestro histórico de datos se la añaden diferentes fuentes que afectan a la toma de decisiones de nuestro negocio y que anteriormente no teníamos en cuenta.
  • Respecto al procesamiento, el Business Intelligence tiene una relación causal, es decir, nos hacemos una pregunta, se realiza la consulta y se obtienen los datos (SQL); mientras que el Big Data utiliza también bases de datos no relacionales (NoSQL).
  • Otro punto a destacar sería la mejora en la velocidad de análisis. Diferentes procesos se ejecutan de forma simultánea y se dividen en varias partes de ejecución en paralelo para al final reunificarse y obtener resultados globales de forma más rápida.

Si hablamos de su aplicación a tiendas online, debemos hacer mención a la gran cantidad de datos que se generan en ellas directa e indirectamente y segundo tras segundo. Los datos provienen de:

Los usuarios que las visitan y recorren nuestra web, compran o hacen click en un determinado producto en una tienda online…

Los usuarios que comparten en redes sociales sus opiniones y recomendaciones…

Los gestores de las tiendas online con sus sistemas de facturación, pedidos, transacciones…

Ambas partes al enviar correos electrónicos, mensajes por chat, llamadas…

En definitiva… de todas partes, desde diferentes dispositivos y ubicaciones.

Big Data

Podemos dividir estos datos en estructurados y no estructurados. Los datos estructurados serian aquellos con los que estamos acostumbrados a trabajar como bases de datos relacionales como referencias de productos, nombres y apellidos, categorías…; mientras que los no estructurados serían los generados en las redes sociales, foros, e-mails, documentos, imágenes o ficheros de audio o video. Estos datos estan creciendo a niveles muy superiores que los datos estructurados.

Actualmente todos somos creadores de contenido gracias a nuestra interacción y por ello existen muchas herramientas de tracking utilizadas en su mayoría con fines de marketing y análisis de negocio. El “Big Data” nos ayuda a encontrar las métricas clave para tiendas online. 

Pero no podemos coger todos los datos “a mogollón y juntarlos”, de hecho no todos los datos nos interesaran, para tomar decisiones efectivas, deben estar basadas en datos relevantes de nuestro negocio y por tanto, debemos tener control sobre los diferentes tipos de información que recopilamos, centrándonos sólo en la métrica que realmente afectan a las tasas de conversión de nuestro negocio y hacer caso omiso de las que no tienen mucho impacto.

Para poder tratar este tipo de datos necesitamos:

  • Tener una plataforma escalable que permita tratar las grandes cantidades de datos que recibimos. Es necesaria una capacidad de almacenamiento considerable. Las opciones cloud (en la nube) son aconsejables ya que nos permite tener todos nuestros archivos e información en Internet sin depender de poseer la capacidad suficiente para almacenar información.
  • Añadir información estructurada a los datos no estructurados. Es importante añadir algún tipo de información estructurada que nos ayude al tratamiento de los datos no estructurados. Una imagen, un video o un texto no nos sirve de nada si no lo ubicamos en un contexto, para ello podemos tener en cuenta variables como las horas de conexión, el país de visita… para que su correcto procesado.
  • Representación y depuración de datos. Debido al gran volumen de nuestros datos, debemos tener en cuenta siempre nuestro histórico de datos y detectar cuales son los datos que no usamos con el fin de mejorar nuestros procesos y liberar espacio. Es importante trabajar con muestras de datos que sean representativos sobre los datos a analizar.

Big-Data-tiendas-online

Algunos de los aspectos que nos permite mejorar el Big Data en nuestra tienda online son:

  • Conocer las estadísticas sobre nuestras páginas más visitadas.
  • Estudiar hacía donde va la atención de nuestros cliente en esas páginas.
  • Analizar cuáles son tus productos más visitados y cuales los más vendidos.
  • Analizar los comentarios de las diferentes redes sociales.
  • Estudiar cuántos carritos de compra quedan abandonados y en qué punto se abandona la compra.

Y todo ello a tiempo real 🙂

Por otra parte, hay que tener en cuenta que gracias a esta información podremos redefinir nuestra estrategia de marketing adaptarla a los intereses de nuestros usuarios; pero no debemos quedarnos con estudiarlas por separado, ya que como hemos comentado antes se trata de cruzarlos y encontrar patrones repetitivos, juntándolos con datos estructurados, como las bases de datos de CRM y ERP.