Cuando hablamos de tiendas online, siempre nos solemos centrar en la parte que se ve y se muestra al cliente Front-Office, ya que sabemos que el cliente tenga una experiencia agradable, compre y repita es nuestra primera prioridad.

Para conseguirlo sabemos que es importante que nuestra relación con el cliente haya pasado de ser Single Channel a Omnichannel, pero es imposible alcanzar el éxito en nuestro comercio electrónico si nuestro Back-Office es ineficiente.  La gestión de información de productos o el análisis del comportamiento del consumidor debe digitalizarse y pasar de ser una simple hoja de calculo que se comparte por correo electrónico o DropBox entre gestores de la tienda, proveedores, fabricantes de productos y clientes.

back-office

Para mejorar nuestro Back-Office debemos tener en cuenta:

Logística: gestionar el envío de productos  con la empresa de transporte, controlar la recogida interna y la entrega al cliente final de todos nuestros pedidos. Realizar un seguimiento, validar y verificar las facturas mensuales de la empresa de logística…

– Pasarelas de pago: gestionar las pasarelas de pago que tengamos habilitadas como TPV, PayPal…  controlando las entradas y devoluciones de dinero.

– Contabilidad y administración: gestionar los cobros de clientes, pagos a fabricantes o proveedores, control de tesorería y gestión de bancos, etc.

Aspectos legales: redacción de contratos a terceros y control de aspectos legales, condiciones y LOPD.

– Gestión de pedidos: validación de los pedidos diarios, verificación de las comunicaciones realizadas al cliente, comprobación del pago antes del envío del pedido, contacto con el cliente para información adicional, verificación de los estados de los pedidos, cierre de pedidos y gestión de devoluciones.

– Gestión de compras a proveedores: negociar con fabricantes y/o proveedores para renovar el catálogo de productos; validación y actualización de precios y cantidades de facturas emitidas; entrevistas y reuniones con nuevos fabricantes o proveedores según las necesidades; negociación de precios de compra.

– Gestión de almacén: controlar el stock y las ventas para poder realizar nuevas compras de productos recurrentes.

– Analítica: verificar el tráfico diario de la tienda online y la fuente, analizar la estrategia de marketing digital y social media, analizar las palabras clave, el SEO, las campañas SEM y la competencia.

– Gestión de clientes: segmentar, controlar y actualizar la base de datos de clientes para preparar estrategias de mailing.

– Tecnología de soporte: mantenimiento de hosting y dominio, seguridad, ampliación de módulos, programación de herramientas de control de analítica…  

– Estrategia de comunicación: diseñar campañas de comunicación, notas de prensa, redacción de artículos en el blog e interacción en redes sociales y relaciones públicas.

– Diseño: realizar y editar las fotos o imágenes de los productos y la producción de vídeos para conseguir una imagen única de producto que incluya el diseño del packaging.

Todos estos aspectos tienen un impacto muy importante en el Front-Office de nuestra tienda online tareas, del que a menudo no somos conscientes. En comercio electrónico la calidad de datos es un elemento imprescindible para ofrecer al cliente una experiencia mejorada, garantizarle un servicio personalizado y mantener la buena imagen de nuestra empresa.